*

*

Entradas más vistas en la última semana

Google+ Followers

Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Destacadas!!!

Cargando...

El origen del mundo contemporáneo - monografía



La Edad Contemporánea es un periodo muy complejo. Yo diría que de enormes paradojas. Las diferencias con la etapa anterior pueden apreciarse en cualquiera de las manifestaciones del siglo. En primer lugar se pasa de una monarquía absoluta a otra constitucional e incluso a un régimen republicano, de la economía de base agrícola y de pequeños talleres artesanales de tipo gremial a otra de base industrial con el surgimiento de nuevas relaciones sociales entre los empresarios (dueños de las fábricas) y obreros o proletarios agrupados en sindicatos como la Trade Unions o UGT.

El idealismo deja paso al materialismo, la religión católica va perdiendo, paulatinamente, importancia, dando paso a un mayor laicismo social; del nacionalismo patriótico pasamos al Imperialismo colonial por un lado, y a las internacionales obreras, por otro. Las masas sociales pasan a ser protagonistas relevantes del devenir histórico. Podríamos decir que la Historia, en esta nueva etapa de Historia Contemporánea, va a ir haciéndose cada vez más universal, es decir más global.

La expansión mundial de Europa había comenzado en realidad en el siglo XV, pero el proceso es mucho más acelerado en el siglo XIX.

América Latina y los puertos de Asia y África fueron los primeros en ser colonizado por los europeos. Los nativos americanos fueron liquidados o completamente subyugados a la dominación europea. La mayoría de estadounidenses descendientes de América (los latinos) de los conquistadores españoles se independizó de España en el S. XIX, mientras que muchos pueblos indígenas siguen estando sometidos.

El clima de África, que propiciaba todo tipo de enfermedades, y la geografía demoraron más la colonización europea hasta el S. XIX, aunque los descendientes de los colonos holandeses, conocidos como el afrikans o bóers, llegaron a Sudáfrica, ya en el S. XVI.

La esclavitud tuvo un alto tributo en el desarrollo de África desde el S.XVI. Millones de jóvenes en edad de trabajar se los llevaron hacia las plantaciones americanas como mano de obra esclava para trabajar en los campos de algodón, azúcar, tabaco o como domésticos en las casas de los terratenientes.

La población de Asia era la más grande, su civilización estaba demasiado firmemente establecida para que los europeos pudieran someterla a su antojo. No obstante los europeos hicieron establecer el control sobre los puertos y el comercio. En lugares como la India e Indonesia, o el sureste asiático los europeos gobernado, directa o indirectamente, extendieron las rutas comerciales a través del control sobre la aristocracia local.

Inglaterra era la potencia colonial europea líder y ya habían establecido gran parte de su Imperio de ultramar a principios del S. XIX.

Europa vive un periodo de hegemonía. Es la época del reparto del mundo, del gran Imperialismo. Pero, tras la Primera Guerra Mundial, habrá una mundialización de la historia y más que de historia de Europa deberemos hablar de Historia Universal, pasando la hegemonía del Viejo Mundo al Nuevo Mundo, es decir el poder económico y militar estará bajo el control de los Estados Unidos de América hasta nuestros días.

En 1864 se fundó en Londres la Asociación Internacional de Trabajadores, formada por sindicatos ingleses y franceses de obreros especializados, buscando en ella más una asistencia mutua de tipo sindical que un programa de acción política de tipo colectivista, a pesar de que Marx fue su principal impulsor y quien redactó el mensaje inaugural: "La Internacional está prohibida en la mayor parte de los países y aunque divisiones internas entre anarquistas y marxistas le restan mucha fuerza, aun así consiguió cierta extensión, no solamente en Europa, sino también en Estados Unidos".

En París, en 1871, se produjo una insurrección obrera que consiguió controlar la ciudad durante más de un mes.

La Edad Contemporánea tiene unos rasgos específicos que analizaré, en sus diferentes ámbitos, a lo largo de este curso. Desde el punto de vista demográfico se produce un fuerte aumento de la población, especialmente en Europa, pasando de los 187 millones, aproximadamente, que tenía en 1800 a los más de 400 en 1900. En tan solo un siglo, Europa casi triplicó su población. Ese excedente de población europea, fundamentalmente irlandeses, británicos, italianos, españoles y eslavos, encontraron salida en la emigración hacia otros continentes, especialmente hacia América y Oceanía.

Desde el punto de vista económico, el capitalismo logra un gran desarrollo. Las dos primeras revoluciones industriales llevan consigo un gran desarrollo tecnológico y la utilización de nuevas fuentes de energía permitirán el nacimiento de las grandes industrias. Es la etapa de la gran revolución técnica, pues de hecho la técnica, como aplicación de la ciencia a fines prácticos, va a modificar la historia misma.

En el ámbito político, durante la Edad Contemporánea, hay una clara tendencia hacia la consolidación de los regímenes democráticos, es decir, hacia el constitucionalismo. Son también frecuentes las proclamaciones de los Derechos Humanos, proliferan los partidos políticos, con cada vez mayor participación ciudadana. El ritmo de la vida política aumenta, y también la inestabilidad social con huelgas, manifestaciones o atentados.

En definitiva, comienza un periodo con características nuevas, muchas de las cuales, seguirán vigentes y marcarán la historia de la humanidad hasta nuestros días.

Benedicto Cuervo Álvarez

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos98/origen-del-mundo-contemporaneo/origen-del-mundo-contemporaneo.shtml#ixzz2yZq4bM7L
---


No hay comentarios:

Lo nuevo de Mercado Libre

Para enviar y recibir dinero via e-mail, regístrese haciendo clic aquí:

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail