*

*

Entradas más vistas en la última semana

Google+ Followers

Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Destacadas!!!

Cargando...

Técnicas de Estudio 5 - Sugerencias - por Daniel Galatro


¡Hola! Aquí hemos llegado a nuestra reunión número cinco.

Ya debes haber cumplido los pasos anteriores, En caso de no ser así, podrás acceder a cualquiera de ellos usando el enlace:
http://sistemahit.blogspot.com.ar/2014/10/tecnicas-de-estudio-prologoindice-por.html

¿Cuál será el tema de esta clase? Nada menos que comentarte los temas de la cuarta reunión pero brindándote sugerencias acerca de cómo corregir ciertos factores que pueden perturbar tu proceso de aprendizaje. Y ya mismo pasemos al primero de ellos.

1- Un lugar de estudio inadecuado.

Los seres vivos somos condicionados por el entorno. Por eso debes procurar que el lugar que has destinado a estudiar, parezca y sea un lugar apto para estudiar.
¿Crees que es bueno estudiar echado en el piso? Pues no. Los expertos aseguran que echarte en el piso te condiciona mal para intentar captar información proveniente de la lectura.
¿Crees que es bueno estudiar acostado sobre una cama? Pues tampoco. La cama no suele relacionarse con el trabajo sino con el descanso. Si la utilizas para ambas cosas en forma alternada o secuencial, tu mente y tu cuerpo se confundirán y, finalmente, cuando quieras estudiar acostado en ella no lograrás un buen resultado, ni tampoco cuando te eches allí para descansar.

¿Entonces, dónde?
Lo más recomendable es estudiar siempre en un mismo lugar, preferentemente frente a una mesa y sentado en una silla cómoda, rodeado por la escenografía que has elegido en una reunión anterior (¿recuerdas?) o, al menos, que se le parezca lo más posible.

Seguramente me dirás que siempre has estudiado en el piso de tu habitación, o recostado sobre tu cama, o que varías el lugar en el que estudias.
Te propongo que intentes hacerlo ante una mesa adecuada y sentado en una silla confortable al menos durante cuatro o cinco días seguidos. Y luego compara los resultados.

2 - Mala ventilación.

Tus procesos de captación de energía se basan en el ingreso de nutrientes (por ejemplo, la glucosa) y, en presencia de oxígeno, la eliminación de dióxido de carbono y agua, almacenando esa energía para luego usarla en múltiples procesos relacionados con la vida.

La dosis correcta de oxígeno asegura una provisión adecuada de "potencia para tu motor cerebral". Y eso supone respirar siempre aire puro y limpio, a través de vías aéreas (nariz y boca) despejadas.

El aire "enrarecido" provoca somnolencia.

Y si fumas, es decir, si reemplazas el buen oxígeno por gases tóxicos resultantes de la combustión de tabaco y de papel, estás privando a tu cuerpo de una fuente de energía apta para una tarea tan demandante como lo es el proceso de aprendizaje.

3 - Mala iluminación.

Tú eres alguien único, especial e irrepetible. No es una declaración de amor sino una consideración técnica que seguramente ya conoces. En este caso, tu capacidad de visión también es exclusiva para ti y un buen proceso de lectura requiere un nivel adecuado de luz. Es útil que procures encontrar cuál es ese nivel, lo que puedes lograr por "ensayo y error". Dedícale algún tiempo a buscarlo.

También debes evitar sombras provocadas por objetos cercanos o lejanos. Tu área de trabajo debe tener una iluminación "pareja", sin zonas oscuras ni zonas demasiado brillantes,

El cansancio visual va desgastando de diversas maneras el rendimiento de tu lectura, con la consiguiente reducción del rendimiento de tu capacidad de aprendizaje.

4 - Falta de material de trabajo.

Una sesión de estudio no equivale a una sesión de aprendizaje, salvo que obtengas los buenos resultados que procuras lograr. Y aquí puede notarse cuánto te preocupas por optimizar el rendimiento que tanto te interesa.

Si debes interrumpir tu sesión de trabajo una o más veces porque olvidaste que ibas a necesitar un apunte que quedó en tu mochila escolar, o los lápices de colores que seguramente uno de tus hermanos llevó a su habitación para realizar sus propias tareas, o el mapa de Europa que debiste haber comprado al regresar de la escuela, o..., entonces no será una "sesión" sino una "sección" que te provocará un alto cansancio y tendrá un bajo rendimiento. Estarás dedicado durante demasiado tiempo a una tarea que podías haber realizado en mucho menos logrando mucho más.

El material de trabajo a usar debe estar "a mano" desde el comienzo, y colocado ordenadamente sobre tu mesa o cerca de ella.

A propósito. Antes de iniciar una sesión de estudio observa el lugar a utilizar. El orden que veas es una imagen del orden de tu cerebro, de tus pensamientos, de tus ideas. Quizá te horrorices un poco, pero tiene solución. Es suficiente con que tomes la decisión de ordenar mejor lo que se ve pues, al mismo tiempo, estarás ordenando lo que no se ve. ¿Comprendes?

Veamos una lista relacionada con el material de trabajo que sirva de ejemplo y que te aconsejo tengas escrita e incorporada a la decoración del lugar: libros, apuntes, cuadernos, bolígrafos, lápices de colores, reglas, diccionarios, mapas,... Antes de iniciar una sesión de estudio, podrás revisar la lista y evitar posteriores interrupciones.

¿Usas un atril para apoyar el material de lectura? Te permite colocar el libro o el apunte con un ángulo ideal para que tu vista caiga perpendicularmente sobre el papel, aumentando la claridad de lectura y disminuyendo el esfuerzo. Te lo recomiendo.

5 - Aislamiento inadecuado.

En estos tiempos de euforia comunicacional, la soledad ha dejado de ser una amiga fiel de presencia oportuna y curadora en ciertos momentos para convertirse en un fantasma demoníaco que se evitar. El silencio ha dejado de ser promocionado como saludable y lo ha reemplazado un conjunto de antiguos y modernos sonidos provenientes de cosas y personas que llenan nuestro entorno. ¿Será porque no soportamos la única compañía de nosotros mismos?

Lejos ha quedado en el tiempo un poema de Fray Luis de León (1527-1591) titulado "Vida retirada" que comenzaba diciendo: "¡Qué descansada vida la del que huye del mundanal ruido y sigue la escondida senda por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido!".

Pero silencio y soledad son hoy una pareja difícil de conseguir y ya no es considerada un bien preciado sino algo que debe evitarse.

Cuando lees no estás solo. Estás con quien escribió el texto. Y el "mundanal ruido" conspira contra tu tarea de aprendizaje. Por eso, durante una sesión de estudio, NO al teléfono fijo, NO al teléfono celular, NO al timbre de la puerta, NO a personas circulando cerca tuyo,

¿Y qué hacemos con la música? En caso de que lo desees puedes escuchar música pero con ciertas limitaciones. Debes procurar que sea material conocido previamente, es decir, que no incluya sorpresas tales como melodías inesperadas. Debes saber de antemano qué es lo que está sonando y qué vendrá después, de modo que no te genere la necesidad de prestar atención. En lo posible, no deben ser canciones con letra que obligan a tu cerebro a "cantar" mientras está intentando leer, comprender y almacenar ideas.

¿Puedes pedir la colaboración de alguien para que te ayude a estudiar? Me refiero a familiares o amigos, que muchas veces se ofrecen (o nosotros se lo pedimos) para apoyarnos en nuestra tarea.

Es un tema delicado pero permíteme sugerirte que siempre sea alguien que va a empujarte hacia arriba, que sepa más que tú sobre el asunto, que no sume elementos de distracción, en fin, que sea realmente beneficioso,... ¿Para aumentar qué? Ya sabes. Como siempre, para aumentar el rendimiento del proceso de aprendizaje.

6 - Malas condiciones térmicas.

La temperatura ambiente no debe ser ni muy baja ni muy alta.
Una temperatura muy baja, es decir, que haga que sientas frío, va a provocar que pierdas concentración.
Una temperatura muy elevada hará que tus reflejos se lentifiquen y entres en estados de somnolencia.

Los expertos recomiendan unos 17 grados centigrados (45 grados fahrenheit) como temperatura ideal. Pero ya sabes que eres único,... etc. así que te dejo investigar personalmente cuál es la temperatura exterior que te hace sentir que tu cuerpo no interfiere ni con temblores ni con transpiraciones en tu proceso de aprendizaje.

7 - Señales de incomodidad.

No solamente por malas posturas, fallas en la oxigenación, iluminación deficiente o excesiva, temperatura demasiado elevada o demasiado baja,y cosas así tu cuerpo se siente mal. Hay muchas otras causas de incomodidad. Y tienes alguien que te avisará a cada momento si todo está bien o algo no funciona como debería: tu propio cuerpo.

Estás hecho como un sistema de alta precisión que se intenta autocontrolar permanentemente. Tu cuerpo te informará mejor que nadie de cómo están las cosas pues tienes miles de millones de sensores encargados de eso.

Solamente tienes que saber captar esas señales y corregir las fallas si fuese posible.

8 - Mala elección de horarios de estudio.

Es un asunto que requeriría un tratamiento extenso y profundo. Por eso me limitaré a darte una serie de sugerencias que surgen como conclusiones brindadas por expertos:

"Debes estudiar todos los días hábiles en el mismo horario.
"Debes estudiar cada vez no menos de 2 horas diarias ni más de 5 horas diarias.
"Debes hacer pausas de 5 minutos cada 30 minutos de estudio.
"Debes respetar los tiempos de trabajo pero también los tiempos de descanso.

Es cuestión de que, como siempre, "estudies cómo estudiar" para "aprender cómo aprender".

9 - Mala planificación del estudio.

Un buen plan de trabajo te ayudará a lograr el único objetivo que perseguimos: obtener el mayor rendimiento posible.

Para ello debes distribuir la carga en forma equilibrada. ¿Y cómo logras ésto?

Hay una receta lógica que quizá te sirva.

El primer paso es determinar el volumen total de lo que debes aprender (en temas, en páginas, en párrafos o como sea medible).

Luego deberás calcular el tiempo total del que vas a disponer (en días, en horas, etc.).

De allí podrás obtener una idea aproximada de cuántas horas diarias deberás dedicar a la tarea y de cuánto material deberás procesar cada vez (en cada sesión de estudio).

Este plan será reajustable porque habrá días en que aprenderás más de lo esperado y otros días en que aprenderás menos. En ese caso, analiza lo que aún te falta y del tiempo del que aún dispones, y harás tu propio "recalculando". Y debes ser exigente contigo mismo. Porque, como suelen decir las madres de todo el mundo, "es por tu propio bien".

¿Tres palabras claves para obtener el éxito? Seguramente las conoces pero no está mal que te las recuerde. 

"Constancia". "Perseverancia". "Autodisciplina". Búscalas en el diccionario que te recomendé tener cerca y analízalas. Ahora ya sabes muchas cosas nuevas que has aprendido en las reuniones que hemos tenido, y verás que tienen más significados que los que antes habías captado.

¿Nos encontramos en la próxima clase?

Saludos y los mejores deseos, como siempre.
Daniel Aníbal Galatro
danielgalatro@gmail.com
Noviembre 1° de 2014
Esquel - Chubut - Argentina

---
http://elportaldeolgaydaniel.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Lo nuevo de Mercado Libre

Para enviar y recibir dinero via e-mail, regístrese haciendo clic aquí:

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail